Selfie

Hacer esta foto fue toda una aventura. Habíamos salido del restaurante y decidimos hacer una foto del grupo (justo al lado de donde brilla la iglesia, al fondo de la imagen). Preparé la Canon y como teníamos que salir todos, utilice el sistema automático de la cámara, esos famosos diez segundos de intervalo entre que disparas y la máquina actúa.

La luz que iluminaba la escena se movía entre mortecina e inexistente, así que cogí el flash. Tengo que confesar que no me gusta usarlo; su luz en exteriores es, en la mayoría de ocasiones, complicada de usar. Desde luego no es mi artilugio preferido y lo uso, tan solo cuando no tengo más remedio. Sabiendo eso, creo que decidió sabotearme, para cobrarse la deuda que tenía pendiente. Demasiadas veces lo había dejado guardado en la bolsa.

Así pues y como suele suceder, cuando esperas que todo salga bien, las cosas se torcieron. El flash no se disparó. No fue una sorpresa.

Insistí. Hice una segunda y una tercera y una cuarta. Todas, como se puede ya suponer, sin flash. Después de repasar todo, lo único que quedaba era suponer que el flash no reaccionaba cuando utilizaba los diez segundos de retraso. Creo que era la primera vez que lo usaba en esas condiciones.

Hubiera persistido si el bus que nos llevaba de vuelta al hotel no se hubiera presentado. No podía esperar a que las cosas marcharan correctamente.

Llegamos al hotel y buscamos un nuevo lugar para inmortalizar el momento. Una aventura de fin de semana visitando dos pueblos mágicos del sur de Francia.

Por pura cabezonería persistí en mi fatuo intento y de nuevo volvió a fallar.

Cambio de planes. Usa lo que tengas a mano, me dije, y en eso soy un experto curtido ya en todo tipo de situaciones. Usé la luz de los ubicuos smartsphones para iluminar la escena. No era la primera vez ni será la última.

Esta vez deje el flash en su zapata para que no se enfadara más conmigo y disfrutara del ambiente (asiento de primera). Eso si, al acabar no me olvide de darle las gracias al flash por fallar, la imagen resultante es mucho más divertida así.

Y sí, ya lo he solucionado. Tenía que usar un cable disparador con temporizador e intervalometro. Lo llevaba encima, pero por pura vaguería no lo usé.

Puede ver la imagen en grande en mi galería de FLICKR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *