Senderos de luz y gloria

publicado en: Fotografía | 0

Dentro de 20 días, se cumple 9 años que escribí está entrada para una foto (pinche aquí para verla) sobre senderos.

La palabra sendero tiene muchas connotaciones. Es sugerente y rica en posibilidades. Tendemos a pensar en escala humana y, sin embargo, hemos visto hermosos e intrincados senderos desbrozados por hormigas. En los bosques me encanta encontrar las señales de paso habituales de otros animales. Se convierten en un enigma que hace falta desentrañar.

Los senderos son caminos que nos llevan a descubrir nuevos lugares. Son puro transito hacia el futuro. Cuanto más diminuto y camuflado más encantador es. A veces, solo algunas marcas, aquí y allí, permiten seguirlo. Si prestas mucha atención eres capaz de descubrir las pistas que te adentran en parajes ignotos.

Alguna vez, solo rememorando el camino hecho, te das cuenta de que has seguido uno sin darte cuenta. Es tan esquivo que si intentas regresar a él, eres incapaz de encontrarlos de nuevo, de ingresar en la vereda.

También tenemos senderos mágicos. Se desvanecen con solo hollarlos. Apenas puedes inhalar su aroma y su esencia se malogra.

Y los de luz.

Aparecen siempre haciéndote un guiño. Majestuosos e infinitos. Blancos plata, dorados o rojos carmesí. Nacen frente a ti, provocándote. Exhalando pura tentación en forma de luciérnaga.

De todos ellos el más misterioso es la Luna. Apetece echar a andar y moverte. Un deseo condicionado.

Ahí está, justo a tus pies y sin embargo eres incapaz de echar a andar.

Hoy quiero hablarles de otro sendero de luz, uno que no podemos aún hollar, pero todo se andará. Es el que nos marca en nuestro horizonte nocturno, nuestra galaxia. Cuando oscurece, las estrellas que conforman la Vía Láctea forman un camino que todos nuestros ancestros habrán mirado. Algunos con indiferencia o curiosidad y otros, supongo que los menos, como locos bajitos intentando alcanzarlas. He titulado esta entrada como Senderos de Luz y Gloria, porque si de algo estoy seguro (si nuestra especie no se malogra en el intento), es que ese camino marcará un nuevo viaje de descubrimiento. Eso sí, espero que este sea mucho más amable y prudente con lo que nos encontremos.

Será glorioso no solo porque verán cosas que para mí son inimaginables y eso me llena de pura ansia, sino que también porque la duración de ese camino podría ser de miles de años. Es evidente que me quedo corto.

Estoy seguro porque será el sendero natural de progreso. Un camino de luz que seguir que nos llevará hasta el núcleo galáctico. Ese punto de luz y a la vez ese lugar oscuro, inconcebible y a la vez extraordinario. Otra frontera que en algún momento aprenderemos a atravesar. Quizá sea otra puerta estelar que nos lleve a otras galaxias, algunas tan lejanas que su luz aún no se vislumbra en nuestro horizonte.

Todo es tan vasto que no tiene límites. Como nuestra imaginación.

Puede ver la foto en grande en mi galería de FLICKR o en 500PX.

©) Ricard de la Casa – Imagen Junio 2019 Texto Junio 2010 – 2019

Selfie en la misma sesión con ayuda de Maria del Mar Sánchez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.