Anochecer en Salamanca

publicado en: Fotografía | 0

Cualquier lugar tiene magia. Hasta el rincón más recondito de tu mente posee ese don. Solo necesitas imaginartelo y está allí. Al alcance de tu corazón.

La puedes acariciar, oler y degustar. Es música. A veces hace falta dejar de mirar y observar para percibirla. Otras basta con deslizar las yemas de tus dedos sobre la textura. En la mayoría basta con inspirar.

Bombea constantemente y fluye. Jamás languidece.

Salamanca es así. Una sorpresa para los sentidos. Esparce sobria fantasía, derrama burbujas.

 

Puede verla en grande en mi galería de FLICKR.

Deja un comentario