Anochecer en Salamanca

publicado en: Fotografía | 0

Cualquier lugar tiene magia. Hasta el rincón más recondito de tu mente posee ese don. Solo necesitas imaginartelo y está allí. Al alcance de tu corazón.

La puedes acariciar, oler y degustar. Es música. A veces hace falta dejar de mirar y observar para percibirla. Otras basta con deslizar las yemas de tus dedos sobre la textura. En la mayoría basta con inspirar.

Bombea constantemente y fluye. Jamás languidece.

Salamanca es así. Una sorpresa para los sentidos. Esparce sobria fantasía, derrama burbujas.

 

Puede verla en grande en mi galería de FLICKR.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.