Into the magic world

Las ruinas contienen nuestras huellas. Historias humanas olvidadas. ¿Cuántos habrán pasado por allí con sus emociones a flor de piel? Risas, alegrías y tristezas se entremezclan en un coctel de sentimientos y deseos.

En cuanto las vi, me sedujeron. Esos arcos exquisitos llenos de vegetación, justo al lado de una ruta muy transitada y a la vez invisible a sus ojos. La explosión de verde, magma de vida y a la vez un olor putrefacto de muerte y desolación. Puertas que ya no llevan a ningún lugar.

Mientras catalizas todo eso, compones y disparas. Te gustaría que la máquina fuera algo más, un pasaporte al pasado para ver esos otros tiempos y entretenerte hablando con aquellos esos otros que por allí pasaron.

Dejas que Cupido sintonice nuestros corazones mirando al cielo con una flecha invisible. Un mensaje a aquellos que fueron y a aquellos otros que dentro de algunos lustros pasen por allí y se detengan extasiados ante la entrada a este mundo mágico.

Y te gustaría fundirte, ser parte del todo y perdurar.

Puede ver la imagen en grande en mi galería de FLICKR

Door to the magical world

Ves la puerta, su color, intenso, diferente. Llama la atención, destaca sobre el resto de cosas que la rodean, metal frente a piedra y tierra, azul frente a ocres y grises. Enseguida se te dispara la imaginación.

No es una puerta cualquiera, no está en un lugar común. Es un camino /calle, en una colina, lejos de todo y de todos. No hay gente, ni hemos visto a nadie mientras subíamos. No se oye ni el susurro del viento. Un gato subido en un árbol nos observa con atención.

El color actúa como un imán. El relieve de una verja incrustado en la plancha lisa, sugiere secretos celosamente guardados. No puedo más que detenerme. Mirarla fijamente. Intentar adivinar que hay más allá.

Estoy seguro de que detrás nos espera otro mundo, extraño, mágico. Sólo hay que atravesarla con algún conjuro.

Así que les pido que posen. Y ellos, sin protestar, se colocan y no tengo más que dejarles que la magia se adueñe de ellos. Lo noto. Lo demás surge solo. La composición surge, el cielo se transforma en textura de saco y si se presta atención se puede escuchar una flauta.

Justo cuando disparo la puerta se abre…

 

Puede ver la imagen en grande en mi galería de Flickr

Pais de fades

Aunque no llovía, acabé con las botas embarradas, los calcetines mojados, los pantalones húmedos, la chaqueta chorreando y la cámara Canon secándola constantemente con un pañuelo. Es lo que tiene adentrarse por los bosques de “El Serrat” después de varios días de lluvia intensa.

El musgo de intensos colores verdes y amarillos, afloraba intenso y le daba a la vegetación un ambiente mágico, casi de cuento de hadas.

La furia del agua al bajar, impedía captar ningún otro sonido.

La sensación era de estar aislado en un planeta diferente, de haber viajado hasta un lugar extraño, más allá de nuestra realidad.

Pensé en darle a la imagen un cariz acorde con esas sensaciones / emociones. Y, aunque pueda parecer un HDR (Imagen de alto rango dinámico), no lo es.

Tengo que volver por allí cuando el agua baje más calmada y me deje disfrutar de los sonidos del bosque. Quizá descubra algún ave ansiosa, una ardilla o millones de insectos pululando.

Puede ver la imagen en grande en mi galería de FLICKR