El último verano de Paul Monette

Hoy es el primer día del resto de tu vida

El último verano (Taking care of Mrs. Carroll, 1978) es la excusa que el autor, Paul Monette, utiliza para preparar nuestro futuro, el futuro del lector, de todos nosotros. Y es que todos, sumergidos en la vorágine del día a día, somos incapaces de mirar un poco más allá de nuestras narices como no sea para preparar las próximas vacaciones. El último verano es tan sólo un verano más en la vida de todos los personajes, excepto de uno, Mrs. Carroll, que cuando el libro empieza, descansa muerta en su lecho. Sin embargo su presencia, su vida, sus actos estarán presentes y modificaran la vida del resto de personajes a lo largo de toda la novela.

El último verano se desarrolla en un pequeño paraíso, en un lugar olvidado del mundo y es justamente salvar ese paraíso lo que mueve a todos los personajes, en una novela coral por excelencia, a maniobrar y convertir un verano cualquiera en ese último verano. Si el verano siempre ha sido una excusa para insuflar cálidos argumentos, en este caso las playas de Cape Cod, relativamente cerca de Bostón, son el punto de encuentro de las historias de varios personajes, todos con su mochila cargada de recuerdos que se entrecruzan sin cesar: dos examantes, una legendaria diva, un guarda, un reprimido profesor y un loco agente de Hollywood.

Paul Monette trabajó especialmente los diálogos que se podría decir sin temor a equivocarse que el peso de la novela descansa casi enteramente en ellos (son tan importantes que sería relativamente sencillo trasladar esta novela a un guión de cine o teatro). Su vivacidad, su frescura, chispeantes e ingeniosos, los convierten en una delicia y hace que una buena novela se convierta en una muy buena novela. Mantener desde el principio una calidad tan alta, es realmente muy complicado y, más o menos en la tercera parte de la novela, ésta sufre un pequeño bache (en sus diálogos tan sólo ya que la novela está perfectamente encarrilada y las pequeñas aventuras e historias se suceden sin dar respiro al lector), pero es tan sólo eso y se supera rápidamente.

Al principio decía que la novela era una excusa para pensar un poco más detenidamente en nuestro futuro, y esto es así porque el libro nos hace reflexionar sobre las pequeñas cuestiones de la vida (todas ellas, así de densa resulta), y lo hace desde la óptica del presente de cada uno de los personajes y su vida anterior, haciendo que ese último verano actúe (más bien unos personajes sobre los otros) como un crisol de un nuevo estado, como la larva que se encierra en su capullo para salir convertida en una maravillosa mariposa.

Hay momentos brillantes, otros caóticos, pero todos, o la gran mayoría destilan una fresca fragancia. Monette consiguió con esta obra no sólo plasmar diferentes estados del amor gay, sino que resuelve de forma espléndida una trama sorprendente.


 

VERANOMonette, Paul. El último verano (Taking care of Mrs. Carroll, 1978).

EGALES Editorial Gay – Lesbiana. Col. Salir del Armario nº15.

Trad. Jorge García López. 1999.