Nano, el company de la Mercè i el Joan Manel

Nano el company de Joan Manel i Mercè

Nano un gato “cartujano” vivía en Cubelles. Ayer sus compañeros decidieron acortar su sufrimiento y dejar que se  fuera, que descansara en paz, que traspasara las fronteras del mundo de los vivos, en definitiva ayudarlo a morir.

A nuestra cultura no le gusta la palabra morir porque parece que da una sensación de fracaso, de derrota. Educamos a las nuevas generaciones en ese error y les condenamos a sufrir estupidamente por algo absolutamente natural.

A todos nos hubiera gustado poder seguir compartiendo aquellos pequeños momentos de felicidad con él, pero el respeto y el cariño que se había ganado a pulso año tras año hizo que mis amigos tomaran esta decisión. Tuvo una muerte tranquila y dulce. Una muerte que nos negamos a nosotros mismos, que nos obligamos a perpetuar cruelmente nuestra vida aunque esta esté muy deteriorada, sea agónica, dolorosa, residual y sin ninguno tipo de esperanza de mejora.

Tuve el placer de conocerlo, disfrutando de su compañía, cuando él quería. Hace pocos días, el pasado día 6 de abril, sabiendo que le quedaba muy poco, le hice unas fotos. Se le veía tan normal como siempre, tan tranquilo y relajado que no parecía que le quedara poco tiempo. Ya hace años que le había hecho fotos (las tenéis aquí mismo, en la categoría “Animales”). Todos pensamos que nuestros compañeros de cuatro patas sueño muy inteligentes, pero Nano era especialmente espabilado. Tenía un comportamiento en algunos aspectos muy sorpresivo, como salir a pasear con Joan Manel y la Merced.

No podré mimarlo más ni hacerle otras fotos, ni él nos podrá seguir regalando su compañía, pero Nano sigue dándonos felicidad cada vez que pensamos con él, es cierto que también se mezcla con la tristeza de su pérdida pero también es bueno este sentimiento perque nos hace ser más humanos, en la acepción más excelente de esta palabra.

 

Original en en Flickr en català

Nano un gat “cartujano” vivia a Cubelles. Ahir els seus companys van decidir escurçar el seu patiment i deixar que se’n anés. A tots ens hagués agradat poder seguir compartint aquells petits moments de felicitat amb ell, però el respecte i el carinyo que s’havia guanyat a pols any rera any va fer que els meus amics prenguessin aquesta decisió. Va tenir una mort tranquil·la i dolça. Una mort que ens neguem a nosaltres mateixos que ens obliguem a perpetuar cruelment la nostra vida encara que aquesta estigui molt deteriorada, agònica, residual i sense cap mena d’esperança de millora.

Vaig tindre el plaer de conèixer-lo, gaundint de la seva companyia, quan ell volia. Fa pocs dies, el passat dia 6 d’abril, sabent que li quedava molt poc, vaig fer-li unes fotos. Ja fa anys que li havia fet fotos (les teniu aquí mateix, en la categoria “Animals”). Tots pensem que els nostres companys de quatre potes son molt intel·ligents, però Nano era especialment espavilat. Tenia un comportament en alguns aspectes molt sorprenent, com sortir a passejar amb el Joan Manel i la Mercè.

No podré acaronar-lo més ni fer-li més fotos, ni ell ens podrà seguir regalant la seva companyia, però Nano segueix donant-nos felicitat cada vegada que pensem amb ell, és cert que també es barreja amb la tistor de la seva pèrdua però també es bo aquest sentiment perque ens fa ser més humans, en la accepció més excel·lent d’aquesta paraula.