Plan de Urbanismo de la capital

Ayer asistí a una reunión en el Comú d’Andorra la Vella. Pude examinar el Plan de Urbanismo de la capital del país. Si me interesaba todo en general, preste mucha atención a la remodelación de aquellos espacios urbanos más cercanos a mi.

Un conocido que vivía en la capital hasta hace poco (ahora vive en Ginebra), me comentó el pasado domingo los cambios espectaculares que Andorra esta sufriendo ¡y sólo lleva seis meses fuera! Y el verbo exacto es ese, padecer.

Me sorprendió, ya que los que vivimos aquí, sometidos a esa dinámica de forma diaria, hemos perdido la sensibilidad para darnos cuenta de como la cálidad de vida ha ido disminuyendo paulatinamente hasta extremos que ahora me atrevería a etiquetar como pobres.

Con todo, a la vista de los planos me hacía una idea de cómo y cuanto podía llegar a cambiar el paisaje urbano de Andorra la Vella en los próximos años. Cambiar es inevitable pero… ¿en la dirección que yo considero correcta? Tengo un extraño sentiemiento dual cuando pienso en ello.

Alguna vez me sorprendo pensando en si esta Andorra sería reconocible por aquellos familiares que vivieron (y murieron) aquí. Estoy seguro de que no, sólo el relieve de la montaña guarda un cierto parecido.

Imagino a mi abuelo, cuando llegó por primera vez a estas tierras (gracias a la fotografia puedo vislumbrar lo que contemplo él a través de las imágenes tomadas en aquellos años): los caminos, las casas, la gente… Nada que ver con la Andorra que yo percibí cuando era niño. Me paro en algunas de esas fechas de especial significado para mi familia: 1933, 1939, 1950, 1963, 1982, 1995, 2002, sin embargo ese conocido ya se quedada estupefacto con sólo echar la mirada a tan sólo seis meses atrás….

Debate de la nación 2007

Acaba el debate de la Nación y veo a un José Luis Rodríguez Zapatero, más entero que su rival. Esencialmente porque el presidente de gobierno ha decidido que ya es tiempo de mostrarse un poco más decidido en las respuestas y sobre todo a no dejar que Rajoy siga manipulando a la sociedad española de manera vergonzante.

Encontraba a faltar el hecho de que JL Zapatero no respondiera energicamente a todas las mentiras, medias verdades y algunas realidades incómodas que el PP lanzaba cpntra el POSE en el mismo tipo de estrategia que llevo al lamentable Aznar al palacio de la Moncloa.

Para mi era un hecho extraño que una y otra vez fueran sus ministros, los que se batieran con Rajoy cuando este estaba haciendo mella en muchas ciudadanas y ciudadanos.

Toda esta situación parece que ha acabado definitivamente. Entramos en lo que parece que será una larga precampaña, dura y difícil para todos, pero a la postre importantísima para el futuro de la gente.