Entrevista a El Periòdic

ENTREVISTA A LA CONTRA

El Periòdic d’Andorra.

Dimarts , 10 de novembre de 2015

Per Estefania Gracia

Organitza un taller sobre el programa Scrivener que vol mostrar com funciona l’eina i estalviar temps als usuaris

Entrevista Ricard Ricard de la Casa és professor però treballa sempre en el món del comerç. Ha donat classes de fotografia, de submarinisme i des de fa uns anys d’escriptura creativa. «Els meus projectes són tots literaris, fins ara havia publicat sempre dintre del gènere de ciència-ficció a diversos països, ara mateix les meves metes són publicar novel·les de ficció localitzats en el nostre món actual».

Entrevista Ricard–Com sorgeix la idea de fer el taller?

–Va sorgir de manera natural. A finals de l’any passat em van proposar de fer-lo en saber que jo utilitzava habitualment el programa Scrivener. Com que habitualment faig tallers d’escriptura creativa, els meus alumnes han sentit parlar d’ell i són ells els que millor poden aprofitar els seus avantatges.

–Per aquell qui no ho conegui, què és Scrivener?

–És un programa per organitzar els escrits que incorpora, a més, un editor per escriure. Una poderosa eina que fa totes les tasques que un escriptor necessita: escriure, documentarse, prendre notes, guardar i comparar entre arxius actualitzats per veure que has canviat. Organitzar escenes i capítols, enllaçar a pàgines externes, guardar imatges, revisar, corregir, crear fitxes de personatges, afegir etiquetes i metadades, exportar a altres formats incloent, a més dels clàssics, els electrònics com PDF, ePub o Mobi i fins i tot oferint-nos noms de personatges quan no volem pensar gaire. El més important: no cal sortir d’ell, tot està dintre d’un sol projecte i està molt ben organitzat per tal de no perdre’s dintre ni perdre cap engruna d’informació. Per tant, si volem establir una comparació, podríem dir que és el Photoshop del món de l’escriptura.

–A qui va dirigit el programa?

–A tots aquells que els hi agrada escriure: novel·listes, articulistes… però també tots aquells que tenen relació amb escriure: periodistes, bloguers, academicistes,

–En què els pot ajudar?

–Les paraules clau són: Organització i productivitat. La segona esdevé fonamental i ens arriba de tenir una bona organització en els nostres projectes. Assolir l’èxit en les nostres metes diàries fa que ens submergim en el que fem amb més il·lusió. Escriurem més perquè perdrem menys temps i amb més qualitat perquè ens centrarem en el que realment és important: escriure. Sense ell, la meva nova novel·la, Caminant sobre vidres, d’unes 400 pàgines hauria estat molt més feixuga d’escriure, hagués tardat molt més temps i del que estic segur és que gràcies a ell, la novel·la és molt millor.

–Quin és l’objectiu de la iniciativa?

–En el moment d’aprendre com funciona un programa sempre tens por del temps que has d’invertir a conèixer-lo mínimament per treure profit.
L’objectiu és fer perdre aquesta por ique aquell mateix dia comencis a utilitzar-lo amb plenes garanties. És un taller d’iniciació, de donar les claus més importants per poder treballar amb ell. Al sortir sabràs utilitzar les principals eines i no et farà por començar a treballar amb ell. És important saber que si necessites una funció, segurament Scrivener la fa, a les hores només perdràs uns minuts a trobar com es fa allò i seguir creant.

–Com definiria el taller?

–Si tens ganes d’escriure o de ser més productiu, aquest taller és la porta d’entrada.

–Quina opinió recull dels tallers un cop finalitzats?

–A l’anterior, els assistents van sortir molt satisfets. Molta gent que no va poder venir perquè el dissabte no era un bon dia per aquesta activitat, em van demanar de poder-lo repetir. De fet, conec alguns que vindran que ja van assistir al primer per tal

–Quin creu que és l’aspecte més important del taller?

–Un llenguatge planer i molt visual, gràcies al fet que tot ho fem davant d’una pantalla gran que permet seguir la demostració pas a pas.

–Què ha de fer la gent que es vulgui apuntar al taller?

–Com és gratuït, només m’han d’enviar un correu a: rdelacasa@gmail.com.

–Té previst realitzar altres tallers?

–Al gener començo un taller d’iniciació sobre escriptura creativa d’una durada de 12 setmanes (de gener a març) i a continuació en faré un segon de nivell avançat de 8 setmanes (abril i maig). Tots els interessats poden posar-se en contacte amb mi per correu electrònic, com més aviat millor donat que les places són limitades. El millor és visitar el meu bloc: taller.delacasa.net per informar-se en detall, estar al dia de les activitats i llegir articles sobre escriptura.

© 2015 Estefania Gracia

Podeu llegir-la en format PDF prement en aquest enllaç: Entrevista PDF

 

Relat a la revista Portella

Fa ja un cert temps, concretament el dia dos de juny, els responsables de la revista Portella (Col·lectiu Portella), em van demanar un relat pel seu número deu. Em vaig sentir honorat pel prestigi que aquesta revista té al país. En el seu missatge deien que em deixaven les mans lliures per escriure el que volgués. Només van posar un condicionant: la llargada. No em podia passar de tres fulls, que traduït són unes 1320 paraules i, per ser més exactes, set mil dos-cents cinquanta caràcters. (más…)

Planificar una novel·la

Com a introducció al Taller d’iniciació a l’escriptura creativa del mes de gener, he preparat per aquest mes de desembre, una classe per aprendre a planificar el teu nou projecte literari. Serà gratuït i està orientat a tots aquells que volen tenir uns mínims coneixements de com afrontar un text llarg de més de cinquanta mil paraules. Els elements narratius també poden servir per saber com estructurar un relat curt o llarg.

cartell_PLA_NOV

PRESENTACIÓ

 

Escriure una novel·la implica un gran esforç durant un temps indeterminat, temps que normalment es tradueix en mesos (en el millor dels casos) o anys. Per tant, per fer aquesta inversió, ens caldrà tenir molt clar el repte que afrontem. Dit d’una altra manera: ens hem de preparar, ens hem d’organitzar.

La majoria de gent abandona quan, després de setmanes o mesos, els problemes els superen. Si pel contrari s’acaba i s’envia a un editor, també en la gran majoria dels casos, quasi un noranta-nou per cent, serà rebutjada sense saber per què. Aquest consum d’energies físiques, psíquiques i també emocionals acaben diluint-se sense saber on no has encertat. El normal és desil·lusionar-se, arraconar el manuscrit a un calaix i renunciar.

Aquest taller ens permetrà identificar els elements fonamentals per assolir l’èxit.

Si els coneixem, podrem:

  • Avaluar la nostra capacitat de compromís
  • Fer una preparació acurada
  • Preveure les nostres necessitats
  • Planificar correctament l’estructura

Aquests aspectes es poden emmarcar en diferents apartats.



Físics i mentals: 
Estem preparats per afrontar un repte d’aquestes característiques?



Formació
: Tenim la capacitat necessària?



Narratius: 
Tenim els coneixements necessaris?

 



Metodologia: Reunió a la Biblioteca Pública de Govern, dijous dia 3 de desembre a les 20,15 hores. Presentació; anàlisi dels elements fonamentals a tenir en compte. Debat: exposició per part dels participants de les dificultats que troben.


Nivell: Tots nivells.



Requisits: No és necessària cap mena d’experiència.



Durada: Aproximadament seixanta minuts.


Places limitades. Inscripció obligatòria.



Preu: Gratuït.

Professor: Ricard de la Casa

Lloc: Biblioteca Pública del Govern. Ed. Prada Casadet, baixos. Andorra la Vella. Tel: 828750 – bibliopublica@andorra.ad

 

Més informació i inscripcions al TALLER D’ESCRIPTURA CREATIVA

 

Los errores más comunes y como corregirlos

Todos cometemos errores, es humano según dice la famosa cita en latín. Es importante que entendamos que, aún con mucha experiencia como bagaje, seguimos cometiendo errores, normalmente distintos y en algunos casos los mismos. Alguien también decía que somos la única especie que es capaz de tropezar con la misma piedra dos y tres y hasta cuatro veces. He aquí unos cuantos errores comunes de una obra. Algunos se deslizan casi sin darnos cuenta, y son difíciles de encontrar. Algunos son más sencillos de ver. Pero si los tiene en cuenta, habrá avanzado un poco más en conseguir una buena novela o relato. Por supuesto hay magníficas creaciones que se saltan algunas de las premisas que aquí se dan, eso sólo significa que el autor encontró la manera de soslayar el error y utilizar algún mecanismo para suplantarlo o corregirlo. Ya sabe que las reglas están para saltarselas, pero sólo cuando estas se conocen al dedillo y cuando uno sabe por donde y hacia donde camina.

1/ El Personaje principal se vuelve pasivo

Eso suele suceder, generalmente, porque al cabo de poco tiempo, en que nos hemos sumergido completamente en la elaboración de la obra, los personajes suelen cobrar “vida” en nuestro interior y algún personaje secundario toma mayor relevancia. Puede que sea porque el personaje principal ha dejado de gustarnos o justamente porque alguno de secundario nos agrada más o encontramos que la obra mejora o da más juego con ese personaje. Es fácil que suceda así, pensemos que los personajes que actúan de contrapunto del principal, suelen ser los “malos de la película” y estos son, en la mayoría de los casos, mucho más atractivos. En cualquier caso es un error. Desde luego seguimos siendo libres para hacer lo que nos venga en gana, pero seguirá siendo un error de planteamiento. Debemos entonces repasar el texto (las escenas) y ver donde el personaje se vuelve pasivo y devolverle la fuerza perdida. Si eso no nos apetece, o es muy complicado y acabamos prefiriendo al personaje secundario, deberíamos reestructurar la obra para el intercambio de roles o tener más un personaje principal, esta solución es algo más complicada, pero la experiencia vale la pena.

2/ No presentar al Personaje Principal en los primeros párrafos

El lector busca, tiene, quiere identificarse con el personaje principal, al menos quiere hallarlo rápidamente para saber como, y a quién prestar mayor atención. Es vital que en la primera escena, se presente al personaje principal. El comienzo es un tiempo delicado no sólo porque debemos captar la atención del lector, sino porque tenemos que presentar al personaje. Hay muchas formas de hacerlo, no se preocupe por ello, pero si no aparece, el lector tiende a confundirse y creer que algún secundario es el principal (por desgracia somos de costumbres fijas) y cuando éste aparece, la confusión se hace mayor y puede llegar a molestar. Intente mostrar alguna emoción del personaje, eso le servirá para darle profundidad, para caracterizarlo, sin necesidad de describirlo completamente. Ese es un punto importante, no lo haga de forma descarada, sensiblera ni gratuita, la inclusión debe ser natural, si no es así recomponga la escena hasta conseguirlo.

3/ Derrochar Ideas – Argumentos – Caracteres

Un error típico de principiante. Tenemos demasiadas ideas en la cabeza y las queremos meter todas para dar una sensación de complejidad de la trama, de riqueza, ese derroche no es necesario en absoluto. Servirá, como mucho, para que el lector avezado se de cuenta de la falta de seguridad en nosotros mismos. A menudo utilizamos un personaje para explicar una cosa en el primer capítulo, otro en el segundo, otro en el tercero. Hay que aprovechar a los mismos, utilizarlos más intensamente, eso les dará mayor profundidad psicológica y por ello facilitaremos la labor del lector para seguir la trama. Al utilizar los mismos personajes secundarios, y aunque estos no puedan mostrar cambios importantes en su carácter, se debería escoger algunos y desarrollarlos con cierta profundidad, por ejemplo el que de la réplica al personaje principal, para mostrar pequeños cambios.

4/ ¿Qué estoy haciendo yo aquí?

No se desespere, a todos les pasa, hasta el más experimentado. Es simplemente falta de previsión, falta de un esquema general del relato o de la novela. Y nos pasa porque a pesar de tener las cosas muy controladas, a todos nos gusta dejar correr la imaginación y ver a donde nos lleva la escena en la que estamos metidos. Tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Es bueno que antes de empezar pensemos en diseñar la obra en sus partes principales: personajes, conflictos, escenas. Sólo así sabemos por donde vamos y si nos desviamos deberíamos tener una buena razón. Experimentar no es malo, pero cuanto más organizados estemos, sacaremos mayor provecho de esa experimentación, pues un buen escritor no debería pasar toda una vida escribiendo una sola novela.

5/ Diálogo

Es una parte fundamental en la obra, cuanto más larga sea ésta, más importante se vuelve. Pero tampoco se obsesione con ello. Intente no dejar soliloquios, conferencias, largas parrafadas ni explicaciones. Un sistema sencillo de comprobar si vamos por buen camino es visualizar la hoja de papel como si fuera una imagen, si hay mucho texto quiere decir que hay una pobreza de diálogo, si hay mucho espacio en blanco pasa lo contrario, estamos abusando de él. Con todo, sólo usted puede evaluar si en una escena es necesario más o menos cantidad de diálogo.

Tenga cuidado con el Slang, con los dialectos, si los utiliza debe intentar que el lector pueda interpretar correctamente sus significados. Debemos buscar la manera para que quede claro lo que se está intentando decir.

No tema utilizar “dijo” en los diálogos, esa palabra se utiliza normalmente en el 90% de las ocasiones. Desde luego debe intercarlarse con otras palabras, sobre todo cuando el personaje hace algo o lo dice de cierta manera, pero intente mostrar esas emociones, no de señalarlas simplemente.

6/ Parar demasiado pronto

Otro fallo de escritor novel. Estamos tan ansiosos por acabar una obra (llevamos tantas inacabadas…) que generalmente precipitamos el fin. Las historias acaban demasiado abruptamente (habitualmente por falta de un esquema general). Fuércese a continuar escribiendo cuando crea que ya ha acabado, normalmente podemos encontrarnos con una sorpresa. Y en todo caso si no consigue mejorarla será un excelente ejercicio.

7/ No dejar descansar la historia

Cuando acabamos una historia estamos demasiado metidos en ella. Somos incapaces de juzgarla con absoluta imparcialidad. Hay que darse tiempo para olvidarse – distanciarse, y dependiendo de nuestro trabajo estar al menos unos días – semanas, alejados de ella. Una vez ha pasado ese tiempo, hace falta chequear la historia para una aceptación general, leerla como lector -directamente- sin pretender ni pensar en corregir – cambiar etc.

8/ No ensayar comienzos diferentes.

No valoramos nuestra capacidad en su justa medida, sea por arriba o por abajo. Quizá el principio escogido no sea el más adecuado aunque lo parezca. Una vez se tiene la historia, se debería ensayar varios comienzos alternativos, no muy complejos, sólo dos o tres párrafos, de forma rápida, escogiendo diferentes formas de presentar la información, puntos de entrada en la historia. Una vez que eso se hace varias veces, se vuelve algo natural en nosotros y aprovecharemos mejor todo nuestro potencial creativo.

9/ No planear el clímax desde el principio

Una cosa es la previsión, la organización, tener un esquema general del relato o de la novela y otra llegar hasta el extremo de tener previsto hasta el clímax, algo que ocurre generalmente al final de la novela. No debemos atarnos las manos hasta ese extremo y dejarnos la posibilidad de cambios. Es evidente que deberíamos desarrollarla de acuerdo con la promesa original, pero que eso no nos coarte como para que la obra se convierta en algo rígido.

10/ Tomar demasiado tiempo para repasar

Más que error, vicio que hace falta erradicar. Corrija todo lo que crea necesario, pero defina un tiempo concreto para ello, sino esta abocado a la necesidad ilógica de corregir un texto cada vez que lo lea y eso más que ralentizar su producción acabará paralizándola. Acepte como artículo de fe que toda obra es susceptible de mejora, y que nosotros mismos evolucionamos y que con ello nuestra capacidad y experiencia aumenta. Tenemos que parar en algún momento sino estaremos siempre dando vueltas al mismo molino.

11/ Estructuras ilógicas

Un error del que hay que huir como del diablo. La obra se sustenta en una realidad (incluida la ciencia ficción y la fantasía más desbocada), la que el escritor desea y debe aferrarse a ella. Debe respetarse a si mismo y sobre todo al lector. Construirla de forma inverosímil o fuera de contacto de la realidad hará que la gente no se crea lo que esta leyendo, pensarán con toda razón que usted, el escritor, les está tomando el pelo, se molestarán y simplemente dejarán de leerla. La obra ha de ser consistente con todos sus planteamientos y ser honestos con ellos. Y sobre todo, al final del relato o la novela, no se saque un conejo de la chistera para solucionar sus fallos de estructura, sólo conseguirá hacer más visibles estos.

© 2003 Ricard de la Casa

Estructura de la obra

La novela puede dividirse en tres fases importantes. El tempo de las mismas, puede alargarse o acortarse, al fin y al cabo las reglas están para saltárselas. En una buena novela, sin embargo, se podrá identificar fácilmente todas esas partes. A continuación he aquí algunos ejercicios que puede realizar para profundizar en los aspectos de las secuencias, tiempo, etc.

El Comienzo

El principio de una novela es el momento más delicado, nunca se la juega uno tanto como en esos primeros párrafos y páginas. El lector debe sentirse atraído como un imán por nuestra prosa, hay muchos métodos para conseguir eso, pero no olvidemos que debemos ser honestos con nosotros, y sobre todo con los lectores. Debemos situar, dar a conocer al personaje central (o personajes), dar algunas pistas.

Ejercicios:

Escribir varios comienzos alternativos (no mucho más largo de dos o tres párrafos). He aquí algunos:

1/ Descripción de algunos objetos de importancia en la escena.

2/ Desde el punto de vista del Narrador empezar desde alguna acción inesperada.

3/ Desde algún punto de vista exterior al Narrador (como reflexión o pensamiento).

4/ Unas seis líneas de diálogo entre dos personajes (tres para cada uno de ellos, más o menos) tratando algo que sea importante para el argumento.

5/ Un descripción del lugar donde ocurre la primera escena (incidiendo en detalles importantes de la trama) y / o que nos cuenten algo sobre la personalidad del personaje principal

Escoger entre el que se escribió como primero y estos otros.

La Zona intermedia

¡Bien! Hemos captado el interés del lector, este lugar no es tan delicado como el principio, por cuanto será difícil que el lector nos abandone, a menos, claro está, que lo matemos de puro aburrimiento (todo es posible). Sin embargo aquí es donde se desarrollará todo lo que en el Comienzo se presentaba, es por tanto muy importante tener claro como vamos a hacer avanzar la trama. Los personajes deberían coger entidad propia, desarrollarse, donde los conflictos adquirirán todo su esplendor, la problemática debería aumentar su dramatismo y en definitiva dejar al lector, con un ansia por ver como las cosas van a resolverse.

Ejercicios:

1/ Escoger varias novelas o relatos que se conozcan bien e intentar en un párrafo o dos un resumen del argumento (no del tema).

2/ Escoger de esas novelas o relatos una y hacer una lista de todas las fuerzas que intervienen en esa parte concreta y como contribuyen al clímax.

3/ Escoja una de ellas y liste todas las escenas. Considere cada una de ellas por separado. ¿Cuál es su función? ¿Desarrollo del personaje principal? ¿Argumento o ambos? Si es un relato ¿podría convertirla en una novela corta?

4/ Escoja una novela o relato propio. Realice los puntos 1 y 2. Liste todas las escenas. Analice como contribuyen cada una de ellas al avance del argumento. Analice como contribuye cada una de ellas al desarrollo psicológico del personaje principal. Intente encontrar dos escenas que se puedan combinar Esfuercese en encontrarla. Intente encontrar una escena que pueda cortar sin mutilar la acción ni el desarrollo del argumento ni del Personaje Principal. ¿Puede distribuir la información vital de esa escena en otras y eliminarla? ¿Puede incluir alguna otra escena? ¿Cuál? ¿Por qué?

5/ Vuelva de nuevo sobre su propio texto. Intente imaginar que el punto de vista del narrador bascula hacia un personaje secundario. ¿Es más o menos interesante?

6/ Escoja una novela con multipuntos de vista de Narrador. Analice como el autor cambia de uno a otro y cuan a menudo lo hace. Estudie que consigue con ello.

El final

Acabar la novela es también un momento delicado, aunque menor en importancia que el principio. Muchas novelas después de magníficos comienzos y estupendos Zonas Medias, se hunden en la miseria de un final precipitado, por cansancio (ya llevamos mucho tiempo invertido en la novela o relato), por falta de tiempo (debemos entregarla al editor, enviarla a ese Premio tan suculento, o dedicarse simplemente a otras necesidades imperiosas), o sobre todo, por exceso de páginas que nos obliga a cerrarla sin contemplaciones (y el error en ese caso es de planteamiento inicial de las escenas). No se deje vencer por nada. Acabar bien es, ante todo, primordial, incluido el último párrafo, este ha de ser pensado como la primera frase y debería servir para resumir la novela de forma completa. Hay que concluir todos los conflictos, no dejar cabos sueltos y que la acción llegue a su punto culminante en el momento justo, de forma natural, sin avanzarlo ni retrasarlo.

Para asegurarse un buen final pregúntese:

A/ ¿El clímax crece de forma lógica desde la mitad hasta el final?

B/ ¿El carácter principal ha cambiado teniendo en cuenta los acontecimientos ocurridos en la historia?

C/ ¿Están las fuerzas representadas en la zona intermedia de la historia en el final de la misma? ¿Se resuelve todo con un Deux Ex Machina?

D/ ¿Se cumple la promesa implícita del principio o de la mitad de la historia?

E/ ¿Esta el clímax proporcionado a las expectativas del principio o de la mitad de la historia?

Notas de interés suplementarias

1/ Escoja un buen relato de al menos 20 páginas y que no supere las 50 páginas. Que nunca haya leído antes. Lea cuatro o cinco páginas. Liste las expectativas que esas páginas le hayan dado sobre la historia. Incluya aspectos como: estilo, personajes, situación, conflictos, puntos de vista del narrador. Una vez realizado esto, acabe de leer la historia y compare.

2/ Identifique en esa historia el clímax, ¿cuándo empieza? ¿Cuándo acaba? ¿Qué fuerzas están implicadas? ¿Cómo se forma el clímax?

3/ De a leer su historia a alguien en quién confíe y que tenga una cierta experiencia. Pregúntele luego las mismas cuestiones de antes ¿entendió ese lector y pudo identificar todos los aspectos antes mencionados?

4/ Escriba varios finales de la misma manera que los comienzos. Estudie que personajes puede variar en su caracterización para cambiar ese final.

© Ricard de la Casa