Ley de Eutanasia

publicado en: General | 0

Hace unos momentos se acaba de aprobar la Ley de Eutanasia en España.

Cuando era un joven adulto, si surgía en las conversaciones este tema, yo siempre decía que para cuando yo la pudiera necesitar ya la tendríamos. Sería legal y accesible. Tenía una confianza ciega en ello (y claro, también que no me iba a morir de inmediato y eso si era un exceso de confianza).

No es que me sienta eufórico, pero sí que me siento satisfecho. En mi vida me ha tocado rozar esos supuestos y sé lo durísimo que puede llegar a ser para cualquiera tener que plantearse esa cuestión. Tanto en tu propia vida como para la vida de cualquier ser que amas (humano o no).

Siento una profunda tranquilidad al pensar que podemos ayudar a dar paz y ofrecer soluciones cuando ya no queda ninguna y todo lo que queda es indignidad, dolor, frío infame y crueldad desmedida.

Estoy enfadado y seguiré enfadado por todos aquellos que han retrasado este momento. Que se han opuesto como si eso fuera con ellos, como si aprobar esta ley supusiera que a ellos se les forzara a algo.

Siento una profunda tristeza por el dolor que causan.

Siento que no tengo nada que ver con ellos. Que no comparto especie, ni sentimientos, ni emociones, que su inteligencia (sea cual sea) no tiene nada que ver con la mía (sea cual sea). Los vegetales y otros animales con los que comparto planeta están mucho más cerca de mi a todos los niveles.

¡Gracias! Gracias a todos aquellos que con su sacrificio han ayudado a que esta ley prospere.

Queda seguir trabajando en la misma línea. Sí, hay que seguir porque aún faltan muchos países en la lista.

Para saber más: La Mort de Eluana Englaro i Amo i senyor del propi cos

Ⓒ Ricardo de la Casa Pérez – 18 Marzo 2021

Bolets

publicado en: Fotografia | 0

Quedamos.

Hacía mucho tiempo que no habíamos estado a solas. Es una de las personas que más tiempo hace que conozco, más de cincuenta años. Una de las que más aprecio. Podría definirlo como el hombre tranquilo. Sé de lo que hablo. Le he visto en todo tipo de situaciones y en cómo las resuelve. No digo que no tenga defectos, seguro que tiene unos cuantos, pero no soy capaz de distinguirlos por su aspecto negativo. Al menos, como amigo suyo no me afectan. Supongo que si hablo con su hija seguro que tendría algo que decir a ese respecto.

El subía a pescar y yo a fotografiar. Decidimos compartir.

Poco importaba. Fueron momentos interesantes. Hemos pasado años estudiado juntos, hemos compartido apartamento, vacaciones, momentos hilarantes y otros tristes. Hemos tenido charlas profundas durante horas, nos hemos aburrido y hemos disfrutado de algo que siempre recuerdo: bucear durante horas (a pulmón libre) bajo la lluvia.

Es curioso sentirse bien con aquellas personas que conoces y que respetas. Ellos te conocen y te respetan. Es una calma chicha que reconforta el alma.

Fue algo en esencia gratificante por todo el equipaje (recuerdos y conocimientos) que llevaba el subir juntos (en realidad seguro que para ambos) y pasar unas horas alejados de todo y de todos. En una charla aparentemente inocua en medio de un bosque junto a Engolasters. No es necesario siquiera hablar. Ni expresar con una mirada, ni con un gesto. Sabes que es redundante.

Nada.

 

Ricardo de la Casa Pérez – Marzo 2021

Puede ver la foto en grande en mi galería de FLICKR

Puede ver la foto en grande en mi galería de 500PX

También puede visitar mi Instagram

Mirada

publicado en: Fotografia | 0

Trasladar las fotos correctamente realizadas en tu cámara digital (y a todo color) a blanco y negro puede ser un auténtico dolor de cabeza. Más cuando has vivido una gran parte de tu vida sumergido en la fotografía analógica (química) y casi puedes percibir el aroma que desprenden (texturas).

Cuando hacía fotos en cámaras analógicas (de carrete físico), recuerdo que además de colocar el correspondiente rollo, requería por mi parte una adaptación mental. No podía cambiar de carrete de b/n a color sin más. Quizá otros pudieran, pero para mi requería que los engranajes de mi mente cambiaran. Sabía que si no lo hacía así, el resultado sería decepcionante. Aprendí por las malas que lo mejor era que durante la sesión de foto empezara y acabara con el mismo tipo de rollo. Al menos necesitaba relajarme y tomar un descanso o ir a tomar un café. Lo mejor era dejarlo para otro día.

Y ahora estamos donde estamos. La fotografía digital lo ha cambiado todo. Entre otras cosas la plasmación en blanco y negro.

No renuncio al regalo de vivir la fotografía como la viví. Recorrer todo el camino completo te permite llenar las alforjas con mucha experiencia. Ir ajustando lo que quieres con lo que sale del archivo. El camino fue lento pero lleno de descubrimientos. Los que han llegado directamente a la fotografía digital en muchas cosas tienen un camino mucho más llano (incomparablemente enriquecido con muchos más matices y posibilidades) aunque también tienen muchas piedras con aristas afiladas cuando quieren algo más complejo: adecuar lo que ven a lo que imaginan.

Siempre hago la foto en color, la razón es que mi cámara no me deja hacerlas en b/n, y la verdad tampoco en estos momentos me fiaría demasiado. Estaría usando los parámetros de la marca y no los que yo en un momento dado desearía. Son demasiados años de laboratorio, manejando carretes de diferentes marcas y sensibilidades. Con revelados también con diferentes marcas, forzando o suavizando los tiempos. Y por último la impresión en papel, de nuevo con varias marcas de papel y revelados. Todo ello hacía que el camino fuera largo y hermoso pero complejo y a veces frustrante por no conseguir los resultados que tenías en la mente. Bastantes veces hago las fotos pensando en esos resultados. Es gratificante.

Cuando antes comentaba más arriba lo de adaptarse para hacer fotos de un tipo o de otro, me sigue ocurriendo. Necesito estar mirando las fotos en la carpeta y estar pensando en blanco y negro. Así que me suelo hacer más de una pasada, con días, semanas o meses de diferencia. Interesante descubrir a veces una imagen que sé que será mejor procesarla en blanco y negro y no te habías dado cuenta de su potencial.

Ahora se trata de encontrar modelos de procesamiento que trasladen la fuerza bruta del RAW (fichero que conserva toda la información de la imagen), con todos sus matices y texturas a la belleza incomparable del b/n. Y es complicado si no quieres cualquier cosa. Muchas veces sigues frustrado con los resultados. En ese tema no ha cambiado nada como tampoco en el tema de aprender. Estás constantemente actualizándote, profundizando en nuevas técnicas que te permitan trasladar lo que imaginas en algo tangible.

Dentro de unos años el b/n habrá perdido la cotidianidad, las nuevas generaciones vivirán sumergidos completamente en color y ver algo en b/n será extraño.

Hacia bastante que no hacia fotos pensando en b/n, y como en muchas otras cosas, hay temas que son especialmente agradecidos (para ser publicados en b/n). Llegué de nuevo porque se está preparando una Bienal de la FIAP de fotos en b/n y voy a participar (ya tengo la foto). Eso ha servido para estimular mis ganas de hacer más fotos y ahora estoy metido de lleno en otra vorágine de la que la fotografía que he colgado aquí es una muestra.

Sigo investigando. Espero que les guste.

Ricardo de la Casa Pérez – 2021

Puede ver la foto en grande en mi galería de FLICKR

Puede ver la foto en grande en mi galería de 500PX

También puede visitar mi Instagram

Frozen Alien

publicado en: Fotografia | 0

La columna de acreción, formada por la unión de una estalactita y estalagmita (es una suposición mía que se formó así) me recuerda a un alien (de la película Alien: el octavo pasajero, de Ridley Scott). Es muy posible que mis recuerdos me traicionen, es algo muy habitual. Supongo -y es mucho suponer- que en realidad debería estar asociado a un Depredador (película). En cualquier caso la sensación era de estar ante algo maligno y por eso la titule «Alien congelado«. También es muy posible que nuestra mente retorcida asocie -alien- a algo dañoso o malicioso. Estoy completamente seguro de que deben de existir especies inteligentes en este universo y no todas deben ser malvadas. En cualquier caso sigue siendo una visión siniestra que provoca desasosiego (al menos en mí y en algún amigo que me la ha comentado).

Esos colores, debidos a una veta de óxido de hierro son bastante comunes en Andorra y confieren al hielo que se forma un efecto que recuerda a la sangre y de ahí se establece la conexión anterior.

Para aumentar la impresión, las estalactitas superiores parecen colmillos a punto de darte una dentellada y tragarte entero por esa boca oscura.

 

Ricardo de la Casa Pérez – 2021

Puede ver la foto en grande en mi galería de FLICKR

Puede ver la foto en grande en mi galería de 500PX

También puede visitar mi Instagram